lunes, octubre 09, 2006

Nacimiento, vida y muerte de un sistema: Los "realitys"

Todos sabemos que las modas (hablando de modas en sentido capitalista y occidental) son pasajeras y no tardan mucho en desaparecer. Sin ir más lejos puedo afirmar aún a riesgo a equivocarme, que las modas pueden temporalizarse: existen modas que duran poco tiempo (pongamos unos seis meses - un año, como determinados gustos en la ropa) y otras que duran un poco más (algunas hasta una década, incluso un tanto más) que suelen fusionarse con la cultura occidental y evolucionar con esta (como algunas modas relacionadas con gustos musicales). Sin embargo, las modas que no se basan en la cultura sino en un mero artículo comercial (en este caso los realitys y la gran mayoría de concursos televisivos) terminan por autodestruirse en un tiempo extenso.

¿Qué demonios quiero decir con todo esto?. He ahí la pregunta central y he aquí la respuesta: tendiendo a analizar las características de los reality show españoles nos damos cuenta de una tendencia a la mediocridad y a el mal gusto y aún así nos saturan día sí y día también con, a veces, hasta tres realitys por cadena televisiva (sin ir más lejos T5 llegó a poner en la semana pasada -01.09 al 08.09- Gran Hermano, Desafío bajo cero y el estreno de OT). ¿Es esto una moda o una imposición?.

Pues esta imposición está dando cada vez peores frutos para el futuro de los realitys, sin ir más lejos determinados realitys se han ido a pique y han tenido que "cerrar" antes de tiempo (tal como el ya nombrado "desafío bajo cero") que con unas cuotas de share muy por debajo de las esperadas no han dado la talla. Por otro lado, las ediciones repetitivas y carentes de emoción de Gran Hermano que se repiten año tras año (aunque más bien es cada 6 meses) han ido en claro descenso basándome en los datos.

En el año 2000 se estrena el primer GH, ¿quién no vio ese programa? pues un share medio del 49,3% es lo que lo dejó tan arriba y le dio la batuta de mando a Telecinco en la lucha del share televisivo, sin embargo en el estreno del GH 8 (que suele ser una de las galas más vistas, dejándo a un lado las galas finales) obtuvo SOLO un 30,6%, bajando a aproxidamente un 20% en el share medio, eso indica una disminución progresiva bastante clara.

Pero no solo GH tiene esta repercusión; el programa de los triunfitos OT1 (2001), triunfó de un modo espectacular, una canción de Rosa llegó a 69.4% de share y sobrepasó los 10 millones de telespectadores (el 25% de la población española...) mientras que la presentación de OT5 ayer domingo, consiguió un 27% del share.

¿Llevará esto a la paulatina desaparición de los realitys? es posible, pero aún los índice de share son lo suficientemente grandes como para dejarlos de lado (todo hay que decirlo, un 20-25% es bastante positivo), pero de aquí a cinco años las cosas pueden cambiar.

Fuente: la guía tv

1 COMENTARIOS:

Anonymous carol dijo

Me ha gustao que te hayas basao en datos, asi la gente se da cuenta de la telebasura que tenemos, y a ver si se dan cuenta, sobre todo, y de una maldita vez, ellos mismos, los que tanto nos saturan. Pero es que ademas no es sólo esos realitys, sino tambien la importancia que se les da a esos "famosillos" y "famosoides" en todos los malditos programas del corazón, que tambien nos tienen hasta los mismisimos... En fin, que no hay mucho que ver en la tele, la verdad.

10:48 p. m., octubre 09, 2006  

Publicar un comentario

<< Índice